Sobre el Amor...

El amor es demasiado precioso para ser entregado indiscriminadamente. Es sobre todo en el tema amoroso que el igualitarismo debe ser repudiado. El amor representa un intercambio excelso -un intercambio espiritual- entre dos personas, con el propósito de beneficiarse mutuamente.

Tu amas a alguien precisamente porque él o ella es de valor un valor personal para ti, determinado por tus estándares tanto como tú eres de valor para él o ella. Es la visión de que debes dar amor incondicionalmente la visión de que no lo mereces más que un fulano al azar, la visión de que no es una respuesta a algo en particular en ti, la visión de que no tiene origen ni causa lo que ejemplifica la más innoble concepción de esta experiencia sublime. La naturaleza del amor crea ciertas demandas en aquellos que desean disfrutarlo. Debes considerarte a ti mismo digno de ser amado. Aquellos que esperan ser amados, no porque ofrezcan cierto valor positivo, si no porque no lo poseen es decir aquellos que exigen amor como un deber altruista son parásitos. Alguien que diga "quiéreme sólo porque yo lo necesito" busca un valor espiritual no merecido de la misma forma que un ladrón busca riqueza no merecida. Para citar una famosa línea de El Manantial: "Para decir 'Yo te amo', uno debe primero aprender a decir el 'Yo'

0 Response to "Sobre el Amor..."

Publicar un comentario en la entrada